Síntomas del daño del nervio sacro

Síntomas del daño del nervio sacro

Conocido comúnmente como "ciática", el daño del nervio sacro es una dolencia tratable y prevenible. La región sacra se encuentra en la parte inferior de la columna entre el quinto segmento lumbar y el hueso de la cola. El sacro es un canal que tiene cuatro aberturas a través de las cuales corren los vasos sanguíneos y los nervios. Una caída o accidente grave que resulte en fractura, histerectomía u otra cirugía, parto, osteoporosis o artritis reumatoide puede causar daño a los nervios sacros, lo que puede provocar síntomas graves.

Dolor

El dolor de disparos, ardor o punzadas puede ocurrir cuando los nervios sacros están dañados. Este dolor a veces ocurre solo en un lado del cuerpo. El daño a los nervios sacros puede provocar dolor que se extiende desde las nalgas hasta los muslos. Para algunos, el dolor es persistente, mientras que para otros, aparece y desaparece. El dolor puede agravarse por períodos sostenidos de pie o sentado.

Debilidad muscular y entumecimiento

Si tiene daño del nervio sacro, puede experimentar debilidad en su pierna y / o pie. Es posible que tenga una sensación de falta de fuerza en los músculos, o incluso entumecimiento. Es posible tener una combinación de debilidad y entumecimiento en una pierna, donde una parte de la pierna se siente débil y otra parte entumecida o tintineante, como si estuviera dormida.

Incontinencia

El daño del nervio sacro puede provocar la falta de control de la vejiga o el intestino. A menudo denominado Síndrome de Cauda Equina, este es un síntoma que requiere atención médica seria. La compresión o inflamación de las raíces nerviosas puede hacer que pierda el control de la micción o evacuaciones, o sienta la necesidad de orinar con frecuencia.

Prevención

Puede prevenir el daño del nervio sacro o la recurrencia del daño del nervio sacro haciendo ejercicio regularmente para mejorar la salud física general. Usar una postura adecuada cuando está de pie o sentado es imprescindible para prevenir todo tipo de dolor en la columna vertebral, incluida la ciática. Elegir un colchón de alta calidad también ayudará, ya que apoyará y alineará adecuadamente su columna vertebral.

Tratamiento

Hay muchos cursos de tratamiento para el daño del nervio sacro, según la raíz del problema. La terapia física puede ayudar a rehabilitar la espalda y las piernas y también prevenir futuras recurrencias. También se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios o relajantes musculares para ayudar al individuo a controlar el dolor. Las inyecciones epidurales de esteroides se pueden utilizar para suprimir la inflamación de los nervios sacros dañados y proporcionar un alivio a corto plazo. Para la debilidad sostenida, el dolor o la incontinencia, la cirugía puede ser necesaria.

Compartir:
Dejar Un Comentario