¿Qué es la Radiculitis Lumbar?

¿Qué es la Radiculitis Lumbar?

La radiculitis lumbar es un problema espinal doloroso cuyo origen se encuentra en la región lumbar de la columna vertebral, pero puede crear una variedad de síntomas que afectan al individuo afectado en cualquier lugar desde la zona lumbar hasta el pie. Los síntomas asociados con la radiculitis lumbar varían según el nervio o los nervios afectados. Existen varias opciones de tratamiento para la afección, que incluyen varios medicamentos para el tratamiento del dolor, terapia y cirugía.

Definición

La radiculitis lumbar es un término genérico para una afección dolorosa que se produce a lo largo de la raíz de cualquiera de los nervios que se extiende desde la región inferior (también conocida como lumbar) de la columna vertebral. El dolor puede deberse a que el nervio lumbar está pellizcado, inflamado, irritado o no funciona correctamente debido a la falta de suministro sanguíneo adecuado. Si bien los síntomas experimentados por cada individuo pueden variar ampliamente dependiendo de qué nervios se vean afectados, el dolor constante es un denominador común en todos los casos de radiculitis lumbar.

Tipos

Los diferentes tipos de radiculitis lumbar están determinados por qué nervios se ven afectados. Uno de los más comunes es la ciática, en la que el dolor, la pérdida parcial de control, el entumecimiento y la debilidad en una pierna o en ocasiones en la pierna y el pie se deben a problemas derivados del nervio ciático o de una de las raíces nerviosas que eso. La compresión de otros nervios espinales específicos en la región lumbar da como resultado varios síntomas específicos.

Síntomas

Aunque el dolor que cada individuo siente es específico de los nervios espinales que se ven afectados, hay algunos síntomas comúnmente experimentados de radiculitis lumbar; estos incluyen dolor en la parte inferior de la espalda, a menudo se extiende hacia abajo a través de la nalga de un lado y en la pierna de ese lado; dolor agudo en la región de la cadera; y dolor a lo largo de la parte posterior de la pierna que puede describirse como punzante o ardor. Si bien el dolor puede aumentar o disminuir en ciertos momentos y con ciertas actividades o posiciones, la mayoría de las personas que lo padecen están de acuerdo en que el dolor nunca disminuye por completo.

Diagnóstico

Antes de que un médico pueda diagnosticar con precisión la radiculitis lumbar, se debe realizar un examen médico minucioso para descartar cualquier otro problema médico. Después de que se hayan descartado otras afecciones, el siguiente paso sería una serie de escaneos, que incluyen una tomografía computarizada y una resonancia magnética. Además, se usarán pruebas que analicen la capacidad de conducción del tejido nervioso en cuestión, como una electromiografía o una prueba de potencial evocado, para determinar si un nervio en particular se ha dañado. También se puede requerir una mielografía, en la que se inyecta un medio de contraste dentro de la médula espinal para tomar radiografías del área en cuestión, para observar mejor los nervios potencialmente afectados.

Tratamiento

La radiculitis lumbar se puede tratar de varias maneras. Casi todas las opciones de tratamiento se clasifican en una de tres categorías: manejo del dolor, terapia o cirugía.

Los analgésicos, relajantes musculares, medicamentos antiinflamatorios y anestésicos se usan comúnmente para ayudar a las personas a lidiar con el dolor de la radiculitis lumbar. Una vez que el dolor está bajo control, la persona puede pasar a una de las muchas opciones de terapia, incluida la fisioterapia, la terapia de masajes o la ayuda quiropráctica. Si la terapia no alivia la incomodidad, y particularmente si el dolor se originó con una hernia discal, la cirugía puede ser una opción muy exitosa.

Compartir:
Dejar Un Comentario