¿Qué es la espondilosis C4-C5?

¿Qué es la espondilosis C4-C5?

Cuando la artritis ocurre en la columna vertebral, la condición se llama espondilosis. Las personas con espondilosis C4-C5 han desarrollado artritis entre la tercera y la cuarta vértebra cervical del cuello. La espondilosis cervical puede causar dolor y progreso sustanciales para indicar dónde los pacientes no pueden levantar la cabeza o controlar sus extremidades. Los pacientes con casos menos graves de espondilosis C4-C5 pueden encontrar alivio con la terapia física y los medicamentos, pero puede ser necesaria la cirugía para estabilizar la columna vertebral.

Causas

La degeneración relacionada con la edad de los huesos en el cuello y el cartílago, o almohadillas de disco, entre las vértebras prepara el escenario para la espondilosis cervical. El daño de una lesión en el cuello puede acelerar la descomposición de la amortiguación entre las vértebras, y poco más allá de evitar lesiones se puede hacer para frenar la aparición de cierto grado de espondilosis cervical. La Clínica Mayo dice que mantener una postura adecuada y tomarse descansos de actividades como teclear en una computadora que implica sujetar la cabeza en ángulos antinaturales puede mantener saludables las articulaciones del cuello.

Síntomas

El dolor y la rigidez del cuello recurrentes o crónicos pueden indicar la aparición de espondilosis cervical. Estos síntomas empeoran y se vuelven más frecuentes con el tiempo, y el dolor puede extenderse hacia los hombros y los brazos. Los pacientes también pueden tener dolores de cabeza.

Complicaciones

A medida que progresa la espondilosis cervical, se pueden formar espolones óseos en las partes de las vértebras que se frotan entre sí. Además, las vértebras C4 y C5 comprimidas o inclinadas pueden afectar la médula espinal, creando entumecimiento y debilidad en sus brazos y piernas, así como una pérdida ocasional de equilibrio. Los pacientes con espondilosis cervical muy avanzada pueden perder el control de la vejiga o el intestino o no pueden caminar o mover los brazos.

Tratamientos tempranos

El descanso y los ejercicios para fortalecer los músculos del cuello constituyen la primera línea de tratamientos para la espondilosis cervical. Las intervenciones terapéuticas pueden ayudar a que los pacientes usen un collarín ortopédico o que permanezcan en tracción por un tiempo para realinear las vértebras del cuello. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos también juegan un papel en el tratamiento de casos de espondilosis cervical que no requieren cirugía. El dolor intenso puede provocar prescripciones de inyecciones de cortisona, opiáceos y relajantes musculares.

Tratamientos Quirúrgicos

A los pacientes con deterioro neurológico, como la falta de control intestinal, se les realizará una cirugía para extirpar cualquier espolón óseo y para aliviar la presión sobre la médula espinal. Como parte de la cirugía, a los pacientes se les puede extirpar el hueso y el cartílago o se les puede implantar un hueso.

Compartir:
Dejar Un Comentario