¿Puede el lupus causar dolores de estómago?

¿Puede el lupus causar dolores de estómago?

El lupus eritematoso sistémico o lupus es una enfermedad autoinmune que puede afectar cualquier sistema orgánico de su cuerpo. Los síntomas del lupus varían, dependiendo de qué tejidos u órganos están dirigidos por la respuesta inmune mal dirigida que caracteriza a esta enfermedad. Según una revisión de 2013 en el "Orphanet Journal of Rare Diseases", el dolor abdominal es común en personas con lupus, pero la causa subyacente de ese dolor no siempre se identifica fácilmente. Se necesita una evaluación médica para determinar si su malestar se debe a un daño orgánico relacionado con el lupus, un efecto secundario de uno de sus medicamentos o un problema no relacionado con el lupus.

Inflamación intestinal

La enteritis o inflamación intestinal es una complicación inusual del lupus que causa dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea y fiebre. La enteritis lúpica casi siempre está acompañada de otros signos o síntomas de lupus activo, como dolor en las articulaciones, anemia o daño renal. La causa precisa de la enteritis lúpica no ha sido identificada. Algunos pacientes presentan inflamación en los vasos sanguíneos que irrigan el intestino, mientras que otros no. El sello distintivo de la enteritis lúpica es la inflamación e hinchazón de la pared intestinal, que puede volverse lo suficientemente grave como para causar obstrucción intestinal. La mayoría de los pacientes con enteritis lúpica responden rápidamente a los medicamentos con corticosteroides por vía intravenosa, como la metilprednisolona u otras drogas inmunosupresoras.

Inflamación pancreática

El páncreas es un órgano de doble función que secreta insulina en el torrente sanguíneo para controlar la glucosa en sangre y las enzimas digestivas en el intestino para ayudar a descomponer la comida. La pancreatitis aguda (aparición súbita de inflamación pancreática) es una complicación rara pero potencialmente mortal del lupus. La pancreatitis aguda generalmente causa dolor severo en la parte superior del abdomen, náuseas y vómitos. Según un estudio publicado en la edición de junio de 2012 del "World Journal of Gastroenterology", la pancreatitis por lupus también puede volverse crónica. Sin embargo, a diferencia de otras formas de pancreatitis crónica, que tienden a ser constantemente progresivas, la pancreatitis lúpica generalmente responde al tratamiento con corticosteroides.

Inflamación del hígado

La hepatitis autoinmune o inflamación del hígado es otra posible causa de dolor abdominal en personas con lupus. Al igual que otras formas de lesión tisular que se producen en pacientes con lupus, la hepatitis autoinmune es causada por anticuerpos dirigidos a sus propios tejidos. Una revisión de 2011 en "Hepatitis Research and Treatment" informó que hasta el 25 por ciento de las personas con hepatitis autoinmune tienen cirrosis, o cicatrización hepática, en el momento del diagnóstico, lo que indica que la hepatitis autoinmune suele ser un problema crónico. Aproximadamente un tercio de los pacientes con hepatitis autoinmune no presenta síntomas, y su condición se descubre cuando los exámenes de sangre de rutina revelan elevadas enzimas hepáticas. En pacientes que sí tienen síntomas, son comunes el dolor abdominal, la fatiga, la pérdida de apetito, las náuseas y la orina oscura. Al igual que con muchas otras complicaciones asociadas con el lupus, la terapia con corticosteroides generalmente es útil para los pacientes con hepatitis autoinmune.

Medicamentos

Además del daño orgánico causado por la inflamación autoinmune, las personas con lupus pueden desarrollar dolor abdominal como efecto secundario de la terapia médica. Los medicamentos inmunosupresores y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno (Advil, Motrin) o la aspirina, pueden causar úlceras que pueden desencadenar dolor abdominal. Las personas cuyos sistemas inmunológicos están suprimidos también corren mayor riesgo de infecciones, como diverticulitis o infecciones del tracto urinario, que pueden causar dolor abdominal.

Recomendación

Una revisión de 1999 en "Reumatología" informó que hasta el 40 por ciento de las personas con lupus experimentan dolor abdominal en algún momento. El dolor abdominal relacionado con el lupus puede variar de mínimo a severo, y las causas subyacentes varían de menor a potencialmente mortal. La gravedad de su dolor no es necesariamente un indicador confiable de la gravedad de su condición. Los grados menores de dolor se asocian ocasionalmente con trastornos graves, como la hepatitis autoinmune o la pancreatitis crónica. Por lo tanto, las personas con lupus que desarrollan dolor abdominal persistente, incluso si es menor, deben ver a su médico.

Compartir:
Dejar Un Comentario