El mejor alivio del dolor para diverticulitis

El mejor alivio del dolor para diverticulitis

La diverticulitis es una condición caracterizada por la inflamación o el desgarro de bolsas anormales de tamaño de mármol en el tracto digestivo. Estos bolsillos, llamados divertículos, se desarrollan con la edad y se encuentran con mayor frecuencia en el intestino grueso o el colon. El dolor abdominal leve o severo es un síntoma frecuente de diverticulitis, y la mejor manera de aliviar este dolor varía según la gravedad de la afección.

Entender el dolor de diverticulitis

De acuerdo con la Clínica Mayo, la presencia de diverticulitis se anuncia comúnmente por dolor repentino y severo en el abdomen inferior izquierdo. En algunos casos, el dolor comienza de forma más gradual y se desarrolla durante varios días, o fluctúa en intensidad. Si padece diverticulitis, sus síntomas también pueden incluir fiebre, náuseas, vómitos, cambios significativos en sus hábitos intestinales y sensibilidad al tacto en la parte inferior del abdomen. Además, algunas personas experimentan hinchazón y sangrado rectal. Consulte a su médico para un diagnóstico adecuado.

Cuidados en el hogar

La inflamación de la diverticulitis generalmente se asocia con una infección subyacente. Si su dolor relacionado con la inflamación es leve o moderado, es posible que pueda tratar sus síntomas en casa. La parte principal de una rutina de cuidado en el hogar implica reposo en cama combinado con el uso temporal de una dieta líquida diseñada para dar tiempo a cualquier infección activa para sanar. Si su dolor disminuye, después de un período de aproximadamente tres días puede comenzar a introducir alimentos ricos en fibra como verduras, frutas y granos integrales. Durante este tiempo, su médico también puede recetar antibióticos para eliminar cualquier fuente bacteriana de infección. Si sus síntomas son más graves, es posible que le traten medicamentos para el dolor recetados o de venta libre. Sin embargo, algunos medicamentos pueden desencadenar el estreñimiento y un empeoramiento de los síntomas, por lo que su médico puede necesitar experimentar un poco para encontrar una solución adecuada.

Hospitalización

En algunos casos, la aparición de diverticulitis es particularmente aguda, lo que conduce a un posible desarrollo de peritonitis u obstrucción intestinal. Si esto es cierto para usted, su médico puede ordenar la hospitalización y un tratamiento con antibióticos por vía intravenosa. Una vez que ha pasado la fase aguda, es probable que se le aplique una dieta alta en fibra que también puede incluir suplementos como el psyllium para mejorar la función general del intestino.

Cirugía

En ciertas situaciones, el alivio del dolor por diverticulitis a largo plazo se logra mejor a través de la intervención quirúrgica. Esto puede ser cierto si su diverticulitis recurre con frecuencia, o se acompaña de un absceso, perforación del colon o fístula (una conexión estructural anormal dentro del colon o con órganos cercanos).

Si hay un absceso, se puede drenar a través de un catéter que se coloca con la ayuda de una tomografía computarizada (TC) o un procedimiento de ultrasonido. Su cirujano también puede usar un procedimiento llamado resección intestinal para extirpar la parte dañada de su colon y volver a colocar las secciones restantes, o volver a colocar el colon en el recto. Esta técnica se puede realizar como una cirugía abierta tradicional, o mediante un método menos invasivo llamado laparoscopia. Si la inflamación de su colon es grave, su resección intestinal puede combinarse con el uso temporal o permanente de una bolsa de colostomía, que recoge las heces fuera del cuerpo.

Compartir:
Dejar Un Comentario