Efectos secundarios de sostener una vejiga

Efectos secundarios de sostener una vejiga

El impulso de vaciar la vejiga puede ocurrir en los momentos más inoportunos. Puede estar atrapado en un atasco de tráfico o en una reunión importante de la oficina y de repente sentir la necesidad de ir. Sin una vía disponible para la eliminación inmediata, la mayoría de nosotros sostendrá nuestra vejiga durante largos períodos de tiempo para evitar accidentes embarazosos y desordenados. Aunque a veces es necesario abstenerse de un alivio urinario instantáneo, puede haber efectos secundarios dañinos al hacerlo.

Función

La vejiga es un músculo que se encuentra en la región pélvica y está apoyado por los músculos pélvicos. Es un músculo que retiene la orina hasta que se extrae del cuerpo. La vejiga termina en los músculos del esfínter que retienen la orina hasta que es expulsada de manera manual o involuntaria. El sistema nervioso envía señales para avisarnos cuándo orinar y luego los músculos de la vejiga se liberan para permitir que la orina escape.

Control de la vejiga

Sostener una vejiga durante períodos prolongados puede provocar la pérdida del control de la vejiga o la disfunción miccional. La disfunción miccional puede ocurrir en niños que mantienen su orina demasiado tiempo y extienden su vejiga innecesariamente. Además, el esfínter puede no responder correctamente si la orina se mantiene constantemente en la vejiga. Si los nervios que transportan mensajes no se activan correctamente, es posible que retenga la orina debido a la incapacidad de los músculos del esfínter para relajarse. Esto puede causar retención de orina que puede conducir al desbordamiento o acumulación de bacterias.

Efectos

Mantener la orina más tiempo de lo necesario puede provocar varios problemas relacionados con la orina, como infección urinaria o de la vejiga y enfermedad renal. Cuando se permite que la orina se asiente en la vejiga durante períodos prolongados, puede desarrollar altos niveles de bacterias que pueden provocar estas infecciones. Las infecciones del tracto urinario (o ITU) pueden conducir a las infecciones más graves de la vejiga y los riñones. Estas condiciones se caracterizan por síntomas tales como dolor al orinar, necesidad persistente de orinar, fiebre, escalofríos y dolor de estómago.

Prevención / Solución

Debido a que los nervios envían señales al cerebro cuando la vejiga está llena, es importante prestar atención a las señales de advertencia de que la vejiga está lista para eliminar. Una sensación de plenitud en la región de la vejiga indicaría que es hora de orinar. Para garantizar que la vejiga permanezca saludable, las personas deben orinar con la frecuencia necesaria para evitar la acumulación de orina. Además, es recomendable no beber en exceso antes de ir a ninguna parte donde las instalaciones del baño no estén disponibles.

Consideraciones

Cuando la necesidad de orinar es constante o poco frecuente, puede ser necesario consultar a un médico para descartar las afecciones renales o de la vejiga que puedan existir. La necesidad de orinar constantemente puede indicar infección, vejiga débil o músculos del esfínter. La micción infrecuente puede ser causada por una vejiga extendida. Un médico puede recetar medicamentos o ejercicios para aliviar cualquier problema urinario.

Compartir:
Dejar Un Comentario