Efectos de los humos de ácido clorhídrico

Efectos de los humos de ácido clorhídrico

El ácido clorhídrico (muriático) es un químico tóxico con una variedad de usos domésticos e industriales. Es un líquido peligroso que siempre debe manejarse con extrema precaución y usarse solo cuando sea necesario. La inhalación de vapores puede causar quemaduras en todos los tejidos del cuerpo, daño a los pulmones e incluso la muerte en casos extremos. El manejo del ácido clorhídrico reduce adecuadamente el riesgo de inhalación de humos dañinos.

Usos

Un uso común en el hogar para el ácido clorhídrico es limpiar concreto o mampostería para prepararlo para pintar o sellar. En este contexto, a menudo se lo conoce con el nombre de "ácido muriático". Según la Agencia de Protección Ambiental, el ácido clorhídrico tiene muchos usos industriales en la producción de alimentos, textiles, cloruros, fertilizantes, colorantes y caucho, entre otras aplicaciones industriales y de laboratorio.

Efectos

Los vapores de ácido clorhídrico son muy corrosivos y pueden provocar daños a los pulmones. Cuando se inhala, el ácido clorhídrico causa irritación, tos y ahogo. También causa inflamación de la nariz, la garganta y las vías respiratorias. En casos más extremos de inhalación, puede provocar insuficiencia circulatoria, edema pulmonar o la muerte. Los vapores pueden irritar y dañar los ojos. La EPA informa que la exposición laboral crónica a los humos puede erosionar los dientes y producir gastritis, bronquitis crónica, dermatitis y fotosensibilización. Los humos de ácido clorhídrico también pueden agravar enfermedades oculares y trastornos cutáneos preexistentes.

Primeros auxilios

Cuando se hayan inhalado las emanaciones de ácido clorhídrico, traslade inmediatamente a la víctima al aire fresco. Busque atención médica inmediata y administre respiración artificial si la víctima no respira. Si los ojos de la víctima se están quemando debido a la exposición al vapor, enjuague los ojos continuamente durante 15 minutos, levantando ocasionalmente los párpados superior e inferior para enjuagar los ojos. Solo un profesional médico puede determinar qué daño ha ocurrido y un tratamiento adecuado, por lo que siempre busque ayuda médica de inmediato, independientemente de la gravedad de los síntomas.

Precauciones

Para reducir el riesgo de inhalación nociva de humos de ácido clorhídrico, tome siempre las precauciones adecuadas para almacenarlo, manipularlo y desecharlo. Use ácido clorhídrico afuera o con una ventilación adecuada. Nunca lo use en un espacio cerrado. Use un respirador personal aprobado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), guantes de goma resistentes a los ácidos, gafas de seguridad o protector facial, botas de goma y un delantal resistente a los ácidos o un mono. Guarde el ácido clorhídrico en un recipiente herméticamente cerrado, lejos del calor, la luz solar directa y la humedad. No reutilices el contenedor. Deseche el ácido no utilizado y el contenedor como desecho peligroso de acuerdo con las pautas locales, estatales o federales. El ácido clorhídrico no se biodegrada y se filtra al agua subterránea si se desecha de forma inadecuada.

Compartir:
Dejar Un Comentario