Cómo utilizar el almidón de maíz para la erupción cutánea

Cómo utilizar el almidón de maíz para la erupción cutánea

El almidón de maíz se ha usado por generaciones como un método para prevenir o ayudar a calmar la dermatitis del pañal y otras erupciones en la piel. Para irritaciones leves de la piel, el almidón de maíz es una buena alternativa al polvo de talco (bebé). El almidón de maíz puede proporcionar alivio temporal para cualquier cosa, desde la varicela a la hiedra venenosa.

Lave el área con agua fresca y limpia. Limpie suavemente con un paño y use un jabón suave para no irritar la piel. Use agua fría, especialmente con hiedra venenosa, para prevenir la propagación de la erupción. Enjuague con agua fría. Seque.

Permita que la zona afectada se seque al aire por unos momentos y luego espolvoree ligeramente con almidón de maíz. Cubra con un paño de algodón, o para la dermatitis del pañal, un pañal limpio y seco. Para la dermatitis del pañal, asegúrese de cambiar el pañal a menudo para evitar erupciones adicionales.

Controle el progreso de la erupción. Si usa almidón de maíz para tratar la dermatitis del pañal, asegúrese de observar si la erupción empeora. Algunas erupciones de pañal son causadas por infecciones de levadura que pueden empeorar con el almidón de maíz.

Identifica el tipo de erupción. Si la erupción es simplemente un sarpullido por calor o una irritación leve al encontrar un alergeno, la erupción debe sanar bastante rápido. Interrumpa el tratamiento con almidón de maíz y consulte a su profesional médico, si la erupción es generalizada, se concentra en la ingle y en las axilas, o desarrolla ampollas o llagas.

Tome un baño fresco. Si la erupción es un resultado de sarampión o varicela, tomar un baño frío con 1/2 taza de avena agregada al agua del baño puede ayudar a comenzar el proceso de secado de la erupción. Después del baño, seque con una toalla limpia y seca y aplique una capa ligera de almidón de maíz en las áreas cubiertas de erupción.

Advertencias

Si la erupción persiste o empeora, consulte a un profesional médico.

Compartir:
Dejar Un Comentario