Cómo reducir naturalmente los niveles de amoníaco en el cuerpo

Cómo reducir naturalmente los niveles de amoníaco en el cuerpo

Los niveles altos de amoníaco, o hiperamonemia, en el torrente sanguíneo pueden ser fatales si no se tratan. Los niveles de amoníaco aumentan debido a problemas hepáticos o hepatitis grave. Tales niveles altos pueden causar cambios en el metabolismo, la confusión, el letargo y el olvido en algunas personas. En casos graves, incluso puede causar que la persona se ponga en estado de coma. Sin embargo, hay varias maneras de ayudar a reducir los niveles de amoníaco en el cuerpo. Con una estrecha relación con su médico y los medicamentos y tratamientos adecuados, puede controlar eficazmente la hiperamonemia.

Beber mucha agua. El agua potable lo hace orinar con mayor frecuencia, eliminando con eficacia el amoniaco de su cuerpo.

Mantente hidratado bebiendo agua de coco, te hará orinar incluso con más frecuencia que el agua potable y ayudará a tu cuerpo a reducir los niveles de amoníaco.

Beba limón en agua para ayudar al hígado a descomponer las toxinas dañinas. Beber jugo de limón ayuda al hígado a funcionar de manera más eficiente, lo que ayuda a reducir los niveles de amoníaco en su cuerpo y en su sistema. También puede optar por comer algunos cítricos para ayudar a su hígado aún más. Las naranjas, los limones y las limas son buenos frutos para ayudar a reducir los niveles de amoníaco.

Deja de beber bebidas alcohólicas. El alcohol ejerce más tensión en el hígado y puede promover la producción de aún más amoníaco en el cuerpo.

Beber té puede ayudar a mantener sus sistemas internos limpios y libres de toxinas. El té verde incluye catequinas que ayudan a prevenir las células cancerosas y elimina su cuerpo de toxinas nocivas y puede ayudar a que su hígado alivie su carga de trabajo.

Tome cápsulas de silimarina como protección para el hígado. También se llaman cápsulas de cardo de leche y son hepatoprotectores, lo que significa que protegen al hígado de las toxinas. Las cápsulas de silimarina se usan para la hepatitis C y la cirrosis debido al alcohol. Como la silimarina se deriva del cardo mariano, se considera segura y natural.

Compartir:
Dejar Un Comentario