Cómo enviar vitaminas y alimentos a través del correo de forma segura

Cómo enviar vitaminas y alimentos a través del correo de forma segura

Enviar comida y vitaminas a un amigo o ser querido puede ser una experiencia estresante. Es posible que se preocupe si ciertos elementos se estropearán o si las verduras enlatadas aplastan las cookies que envió por correo. Además, existe la preocupación sobre cuándo su paquete llegará al destinatario. Al empacar sus artículos de la manera correcta y seleccionar un buen método de envío, puede aliviar un poco el estrés asociado con el envío de productos comestibles.

Asegúrese de que sus artículos sean apropiados para el correo. Retire todos los alimentos perecederos, como carnes crudas y productos lácteos. Además, es una buena idea no enviar chocolate u otros artículos que se derretirán o reventarán, como vitaminas de gelatina blanda o bebidas enlatadas, durante los meses más cálidos. No envíe ninguna sustancia que sea inflamable o tóxica.

Envuelva los artículos frágiles a fondo con un par de capas de plástico de burbujas. Asegúrese de colocar cinta adhesiva en la envoltura para evitar que la comida y las vitaminas queden sueltas.

Empaca los alimentos y vitaminas. La oficina de correos puede proporcionarle cajas. Evite colocar demasiados elementos en una caja para evitar un paquete rasgado.

Tape la caja cerrada. Use varias tiras de cinta para que la caja sea resistente.

Seleccione el método de envío. De acuerdo con el Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS), puede enviar su paquete de primera clase si el contenido pesa menos de 13 onzas. Opte por correo urgente si sus artículos deben llegar a su destinatario de la noche a la mañana o elija Correo urgente para que su paquete llegue a su destino dentro de los tres días hábiles.

Pague por el envío. También puede comprar un seguro de envío para cubrir el costo si pierde, se lo roban o se daña su paquete.

Guarde el número de seguimiento que el empleado de USPS le dará para su paquete.

Compartir:
Dejar Un Comentario