Cómo calmar la tos de un niño sin medicina

Cómo calmar la tos de un niño sin medicina

La tos es un reflejo natural del cuerpo para disipar los irritantes o la mucosidad de las vías respiratorias. A pesar de su utilidad, la tos constante irrita la garganta y evita el sueño reparador. Cuando un niño pequeño tose, los padres a menudo son reacios a usar medicamentos para el resfriado o jarabe para la tos. Afortunadamente, existen remedios eficaces contra el resfriado que usan solo ingredientes naturales que se encuentran en la mayoría de las cocinas.

Remedio para la tos DIY

Use miel para calmar la tos. La miel es un supresor de la tos natural eficaz; sin embargo, no le dé miel a niños menores de 1 año de edad. Mezcle 1 a 2 cucharaditas. de miel en té o en un vaso de jugo o agua tibia. Agregue un chorrito de jugo de limón fresco para aumentar la efectividad. Agregue una pizca de pimienta blanca a la solución de miel y el tratamiento para la tos ayudará a eliminar las mucosas.

Mezcle el jengibre en el té caliente y déselo a su hijo dos o tres veces al día. El jengibre es un excelente remedio natural para la tos.

Caliente la leche y agregue una cucharadita de miel y un chorrito de cúrcuma para obtener un remedio reconfortante que sin dudas le brindará alivio a su pequeño.

Abra el agua caliente en la ducha y siéntese en el vapor con su niño durante 20 minutos. Esto es especialmente útil para tos seca y ladrante.

Invierta en un humidificador de niebla fría para ayudar a su hijo a dormir sin toser.

Prepare una solución de agua salada tibia para hacer gárgaras. Su hijo puede hacer gárgaras tantas veces durante el día como le sea posible; sin embargo, solo use este método con niños mayores. Asegúrese de que su hijo comprenda no tragar la solución.

Consejos

Las bebidas frías pueden calmar la irritación de la garganta, pero evite los refrescos carbonatados y el jugo de naranja, que pueden arder.

Advertencias

Lleve a su hijo al médico para una tos crónica que dure más de 3 semanas, una tos acompañada de fiebre alta (102 grados F o más) o vómitos, si su hijo tose sangre o si la tos tiene un sonido fuerte o sibilante.

Busque asistencia médica inmediata si su hijo tiene problemas para respirar o tiene un tono azul o oscuro.

Nunca le dé miel a niños menores de 1 año de edad. La miel contiene bacterias que producen toxina botulínica, que puede afectar el sistema nervioso del bebé y provocar la muerte. Las pastillas para la tos o las pastillas pueden causar riesgos de asfixia en niños menores de 3 años.

Compartir:
Dejar Un Comentario