Cómo aumentar la circulación a los pies

Cómo aumentar la circulación a los pies

Si siente hormigueo, dolor o frío en los pies, es posible que haya disminuido la circulación sanguínea. Las personas mayores o los diabéticos a menudo experimentan problemas de mala circulación en sus pies. Es importante mantener los pies sanos y el flujo sanguíneo a través de su cuerpo. Cuando pierde la circulación, puede causar un daño irreversible extenso, como daño a los nervios o problemas para caminar. Existen varios métodos para tratar de aumentar la circulación en los pies, para mantener a raya estos problemas.

Use la vestimenta adecuada para los pies. Los calcetines holgados ayudan a que el flujo sanguíneo llegue a tus pies. El uso de calcetines apretados, especialmente alrededor de los tobillos, contrae la sangre. Además, vista con zapatos apropiados. Sus dedos de los pies no deben presionar contra la parte superior o delantera del zapato. Los lados del zapato se sentirán cómodos, pero debe tener espacio para que la sangre circule correctamente.

Siga una dieta adecuada para aumentar su circulación sanguínea. Comience una dieta baja en sodio y baja en grasa. Según la Heart Failure Society of America (HFSA), un régimen bajo en sodio incluye entre 2,000 mg y 3,000 mg diarios. Aproximadamente, 1 cucharadita equivale a 2.300 mg de sal. Según The Cleveland Clinic Foundation, con una dieta diaria de 2.000 calorías, consuma menos de 77 gramos de grasa. Aumente con mucha fibra, aproximadamente 23 gramos para las mujeres y 35 gramos para los hombres todos los días. Además del consumo de alimentos, beba mucha agua, aproximadamente ocho vasos de 8 onzas por día.

Aumente la actividad física para aumentar su circulación. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, el ejercicio diario aumenta el flujo sanguíneo y ayuda a reducir los riesgos de enfermedad cardíaca y diabetes. Camine, trote o haga las tareas del hogar de 30 minutos a una hora por día para mejorar su circulación.

Ejercita tus pies El movimiento ayuda a que tu sangre circule. Ejercicios simples de pie una vez al día pueden ayudar. Siéntate en una silla y coloca tus pies planos en el suelo. Con un pie a la vez, levante el pie en el aire con el talón inmóvil en el suelo. Continúe moviendo su pie en varias direcciones con el talón restante. Por ejemplo, comience con los dedos de los pies apuntando hacia abajo y mueva el pie hacia la izquierda y luego hacia la derecha. Repita cinco veces para cada ejercicio.

Eleve sus pies dos veces al día, especialmente después de permanecer de pie por un período prolongado. Coloque dos o tres almohadas firmes debajo de los tobillos. Apoya la cabeza sobre el sofá o la cama.

Acepta un masaje de pies Esto te ayudará a aliviar el estrés. Además, circulará artificialmente el flujo sanguíneo en sus pies. Obtenga un masaje al menos una vez por semana, con mayor frecuencia si es posible.

Dejar de fumar. Según Vein Directory, fumar puede causar una gran cantidad de colesterol en el cuerpo, así como arterias firmes. Una vez que las arterias se endurecen, restringen el flujo sanguíneo. Por lo tanto, el flujo de sangre en su cuerpo tiene dificultades para alcanzar sus pies. Considere sus opciones cuando piense en dejar de fumar. Su médico puede recetar tabletas para ayudarlo. Otros recursos incluyen medicamentos de venta libre, así como grupos de apoyo para fumadores.

Advertencias

Consulte a un profesional de la salud si su circulación comienza a disminuir rápidamente. Este es un signo de una enfermedad grave y necesita ayuda de inmediato. Siempre consulte a un médico antes de comenzar un ejercicio o plan de dieta. Dependiendo de su medicación o condición actual, ella puede ofrecer una solución a sus requisitos dietéticos y de ejercicio.

Compartir:
Dejar Un Comentario