Acerca de la espondilosis degenerativa

Acerca de la espondilosis degenerativa

La espondilosis degenerativa también llamada enfermedad degenerativa del disco o la osteoartritis de la columna vertebral, es una afección que afecta la columna vertebral. Crea cambios en los discos que separan la vértebra en su espalda. Puede provocar muchos síntomas y crear discapacidad. Comprender lo que sucede con esta enfermedad lo ayudará a elegir la forma correcta de tratamiento y controlar sus síntomas.

Identificación

Su columna vertebral está formada por huesos llamados vértebras que están separados por discos. Los discos proporcionan un espacio entre las vértebras que permite que la columna se mueva. Con la espondilosis degenerativa, este espacio se vuelve más pequeño. Con la edad, los discos comienzan a reducirse naturalmente y las vértebras pueden desarrollar espolones o crecimientos óseos. Vea la imagen de arriba. Estos cambios degenerativos ejercen presión sobre los nervios que rodean la columna vertebral. Puede ocurrir en las áreas del cuello (cervical), la parte media de la espalda (torácica) o la zona lumbar (lumbar).

Causas

Algunos cambios degenerativos que ocurren en la columna vertebral son una parte normal del envejecimiento. Los huesos cambian con el desgaste y los discos naturalmente pierden fluidos con la edad. En algunas personas por razones que no se entienden bien, este proceso es peor que otros. La espondilosis degenerativa también puede ocurrir después de una lesión, puede ser genética o secundaria a otra afección médica.

Síntomas

Los síntomas que experimente variarán según el lugar de la columna vertebral en que se encuentre la espondilosis degnerativa y la gravedad de la afección. Puede haber dolor y rigidez en la espalda, o dolor que se irradia a otras áreas. Puede haber entumecimiento, hormigueo o debilidad muscular en los brazos y las piernas. Puede perder el rango de movimiento en la columna vertebral y tener problemas para girar la cabeza, o con movimientos de torsión y flexión. Si el daño ejerce presión sobre los nervios que envían señales al intestino, es posible que tengas problemas con la digestión y las deposiciones. Algunas personas con espondilosis degenerativa no tienen ningún síntoma y en otros los síntomas son severos.

Diagnóstico

La espondilosis degenerativa se puede diagnosticar proporcionando a su médico un historial médico completo de sus síntomas y un examen físico. En las etapas posteriores de esta afección, se pueden usar rayos X para ver los cambios en la columna vertebral. Las imágenes de resonancia magnética son útiles para mostrar daño a m, músculo o tejidos circundantes. Su médico también realizará análisis de sangre de rutina para descartar otras afecciones que puedan estar causando sus síntomas.

Tratos

La primera etapa del tratamiento es ver si sus síntomas se pueden manejar con técnicas no quirúrgicas. Perder peso para aliviar la presión de la columna vertebral es esencial. El programa de ejercicios adecuado le ayudará a mejorar su flexibilidad y fortalecer los músculos de su espalda. Su fisioterapeuta puede ayudarlo a diseñar el programa adecuado y mostrarle qué ejercicios debe evitar. Se desaconseja la inactividad, ya que puede provocar coágulos de sangre y debilidad muscular. La terapia de hielo y calor puede ayudar, así como el masaje y la acupuntura. Si su dolor es severo, se pueden usar medicamentos. En circunstancias extremas, cuando ya no puede caminar o el dolor es insoportable, se puede tratar de aliviar la presión de los nervios.

Compartir:
Dejar Un Comentario